pf akw ccu

CIUDAD DEL VATICANO, 6 de febrero de 2014. El Papa Francisco nombró como consultora del Pontificio Consejo para los Laicos a nuestra superiora general Alejandra Keen Von Wuthenau.

Alejandra aseguró que recibe este nombramiento como “gran bendición para toda la Fraternidad”.

“Es un honor que la Iglesia cuente con nosotras para servir en su misión de un modo tan directo, en esta ocasión lo hace a través mi persona pero es por la Fraternidad y por lo tanto todas y cada una de las fraternas debe sentirse interpelada personalmente”, dijo la Superiora General quien mostró su disposición para servir en esta misión, “desde el compromiso con el apostolado laical que nos caracteriza”.

El Pontficio Consejo para los Laicos, presidido por el cardenal polaco Stanisław Ryłko,asiste al Papa en todas las cuestiones que tienen que ver con el aporte que los fieles laicos dan a la vida y la misión de la Iglesia, sea como personas individuales o sea a través de las diversas formas de asociaciones laicales de los fieles.

Este dicasterio fue creado por el Papa Pablo VI en 1967 y esta compuesto por un comité de presidencia, por los miembros y por 25 los consultores. Dentro de ellos 11 son sacerdotes, uno religioso y 12 son laicos. Desde ahora Alejandra hace parte de las seis mujeres que sirven como consultoras en este dicasterio.

¿Qué es un consultor?

Cada dicasterio de la Curia Romana cuenta, además de la presencia de sus miembros que trabajan directamente en la Ciudad del Vaticano, con un grupo de consultores que buscan aportar desde las diferentes realidades locales que viven alrededor del mundo.

Ellos son nombrados por el Papa para un período de cinco años y participan de reuniones que realiza el dicasterio cada año y medio aproximadamente.

Al servicio de la Fraternidad y la Iglesia

Alejandra nació en Madrid 1972. En 1996 ingresó a la Fraternidad y en 2002 realizó sus compromisos de plena disponibilidad apostólica a perpetuidad. Es ingeniera agrónoma y master pastoral para la educación en el Maryvale Institute de Birmingham – Reino Unido.

En la primera Asamblea General de la Fraternidad, realizada en Lima en octubre de 2011, Alejandra fue elegida como superiora general. Antes de asumir esta responsabilidad se desempeñó, entre otros cargos, como superiora local de la comunidad en Connecticut, Estados Unidos y como miembro del Consejo Superior de la Fraternidad, siendo asistente del área de temporalidades de esta sociedad de vida apostólica.

La Fraternidad Mariana de la Reconciliación tiene una firme conciencia de pertenecer a la Iglesia y de profesar una explícita fidelidad y amorosa adhesión al Santo Padre y a su Magisterio buscando que éste oriente su acción pastoral.